SELECCIÓN POR BELLEZA



EL DETERIORO DE LA FUNCIÓN Y SALUD DE LAS RAZAS

(por Aguer Mauro - copyright)

El doctor A. L. Hagedoorn (1939) realizaría un análisis respecto a las exposiciones caninas y concluiría que la influencia del factor "selección por belleza" estaba afectando negativamente la evolución de las razas:

"Las exposiciones de belleza han demostrado ser más una amenaza que una ayuda a la cría. Una vez que los puntos de fantasía se introducen en la norma de la perfección, los criadores prestarán más atención a los juzgados por las características fácilmente visibles que a las más importantes cualidades que no pasan a ser de tal naturaleza y que no podemos evaluar en los shows. Mostrando que la belleza no tiene nada que ver con la utilidad del ejemplar" (traducido, adaptado).

Existen criadores de algunos clubes de raza quienes consternados por la situación actual de deterioro funcional de los ejemplares decidieron no eternizarse pasivos y de manera plausible resolvieron atacar al problema "selección por belleza" retirando sus ejemplares de tales exposiciones para solo hacerlos participar en pruebas de trabajo (1).

Vale mencionar que en el caso del Jack Russell Terrier, al ser relativamente una raza joven en FCI y gracias a un cercano pasado fuertemente vinculado con la actividad cinegética, al menos, buena parte del universo de ejemplares aún mantiene viva y completa su identidad racial; pero, hay que comprender que sin una adecuada selección funcional tales características "no se mantendrán por siempre y menguarán calidad".

Pero, la obsesión por la belleza no solo ha mermado la capacidad funcional de los ejemplares de diversas razas, también impactó negativamente sobre la salud como lo menciona el doctor Mark Evans de la Royal Society For The Prevention Of Cruelty To Animals (RSPCA): "La RSPCA está muy preocupada por los altos niveles de discapacidad, las deformidades fenotípicas y enfermedades de los perros… la causa de los problemas es muy simple, son los concursos de exhibición de belleza. Esta situación se puede revertir, debemos animar a los involucrados en la industria canina para que hagan una revisión completa de los estándares y reglas de regulación de las exhibiciones para cambiar la obsesión por la belleza a una verdadera calidad de vida para el animal (BBC de Londres 2008, traducido, modificado)".

En la actualidad, muchos de los principales problemas genéticos en los perros se deben a los cambios (generalmente caprichosos) que el hombre realizó en nombre de la belleza, en consecuencia provocando: deficiencias enzimáticas, oculares, respiratorias, altas tasas de cáncer, alergias, epilepsia, cardiopatías, quistes (como el dermoide en los rhodesian ridgebacks) problemas articulares, más un largo etc. que nos lleva a preguntarnos ¿esto es evolución y perfeccionamiento genético como afirman algunos criadores y responsables de entidades cinológicas?. La respuesta claramente es no.

Como diría respecto de las exhibiciones de belleza el ethólogo E. C. Lerena de la serna (1997): "… no compiten perros, se premia al peluquero y al champú; y en las razas de carácter, ¡al más manso!, al que admita (de un intruso, del juez) le toquen los testículos, le abran la boca, lo manoseen… es solo una belleza condicionada por la moda e, inclusive, espectro de intereses comerciales. Se tiene muy poco en cuenta la conducta de la raza, la función para la cual la creasen... los pastores, por ejemplo, no compiten en las pistas demostrando su aptitud con ovejas; los boyeros jamás han visto una vaca; los galgos no corren; los dogos argentinos no cazan otro chancho que el de la alcancía de su criador" (adaptado)

El "real grado de excelencia racial" no corresponde solo al fenotipo (la forma o mormología del ejemplar) sino que fluctúa invariablemente en función de:

a) La sanidad: este es sin duda el punto más importante, solo se deben adquirir ejemplares libres de depresiones hereditarias. un perro sano por sobre todas las cosas!!!.

b) La funcionalidad: es la aptitud de desarrollar el trabajo para lo que la raza fue creada, también es un factor directamente vinculado con las pautas de comportamiento heredado que son precisamente las que "definen las características comportamentales de cada raza y las hace a cada una de ellas diferentes y especiales".

c) El adecuado fenotipo: morfología alineada lo mejor posible al estándar racial (aunque el de algunas razas debería ser reescrito...).

¿Cómo las federaciones y asociaciones cinológicas podrían implementar simples soluciones para mejorar la calidad genética (y de vida) en algunas razas?

A nivel fenotípico: si bien algunos estándares raciales merecen una revisión completa, otros con solo volver a los fenotipos originales se obtendrían significativas mejoras.

A nivel sanidad: si las entidades cinológicas exigieran invariablemente a cada criador pruebas de buenas salud de sus ejemplares mediante una serie de análisis contra "las principales enfermedades hereditarias de cada raza" se mejoraría de forma sustancial la adecuación de tales pools genéticos hacia una real genética de excelencia.

A nivel funcionalidad: de no instalarse en las exhibiciones de belleza un sistema que evalúe las "capacidades funcionales (de trabajo)" de los ejemplares que participan (y obtienen títulos como el de campeón, etc.) las razas seguirán perdiendo "identidad racial". Pues grosso modo, los criadores de perros funcionales solo conforman una "insignificante" parte del universo de ejemplares de la raza, por consiguiente, debería al menos existir una prueba "básica de trabajo" en las exhibiciones de belleza que actúe como filtro para detectar capacidades funcionales deterioradas o insuficientes, solo así existe alguna posibilidad de "real mejora para la raza".

Notas

1) En el caso del Jack Russell (y otros perros de caza en madriguera) esta prueba denominada "earthdog" (dividida en varios niveles de complejidad) básicamente consiste en que los ejemplares ingresen en un túnel artificial y trabajen con una presa (viva y protegida por una jaula o un señuelo con aroma fresco de la presa dependiendo de las reglamentaciones de cada País) demostrando así que poseen reales condiciones funcionales para desempeñar su función zootécnica: la caza.

Dirección

Address

San Lorenzo 94

Gral Las Heras, Pcia de Buenos Aires.

Argentina

Teléfonos

Telephone

Teléfono fijo : 0220 4761354

Cel: 0222715629247

WahatsApp : 2227 629247

Redes sociales

Social media

Facebook: Nuestra Página - Recomendar

Pinterest

Google +