RASTRO DE SANGRE



EL TECKEL Y LOS RUSSELL TERRIER EN EL RASTRO DE SANGRE

(por Aguer Mauro - copyright)

Un perro de rastro de sangre tiene por función conducir al cazador sobre aquellas presas que han huido tras el disparo de un arma de fuego, arco o ballesta.

Esta clase de perros se destacan por tener una evolucionada conducta de caza de donde se desprenden fabulosas condiciones naturales como: búsqueda (capacidad para emprender y seguir el rastro), buen olfato, adecuada resistencia física, tenacidad, coraje, etc.

Muchas razas de perros son aptas para el rastro de sangre y cada una de ellas tiene sus adeptos, dentro de las razas pequeñas encontramos al jagd terrier, teckel y los russell terrier como las principales en las preferencias de los cazadores.

La buena educación canina, constancia en el entrenamiento, ser paciente y utilizar la técnica de trabajo correcta son los factores principales para que un entrenamiento resulte exitoso. Básicamente, se deberá tener en cuenta lo siguiente:

1) Liderazgo: el primer paso consiste en que el ejemplar reconozca a su propietario como un líder (confianza y respeto), este hecho, lo colocará naturalmente en una posición de miembro seguidor (haciendo que el ejemplar esté muy atento a las órdenes de su líder)

2) Obediencia básica: antes de pensar en que el perro rastré sangre, debemos enfocarnos en tener un perfecto control del mismo. Como requisito indispensable deberá acudir inmediatamente al llamado y caminar sin correa junto a su propietario. La correa de rastreo (la cual generalmente es hasta 10 m de largo) solo se coloca en el momento de rastrear.

3) Constancia en el adiestramiento: el ejemplar debe ser entrenado por cortos períodos de tiempo (10 min), pero con fluida frecuencia, en la situación ideal de forma diaria.

4) Técnica: el entrenamiento de esta clase de perros consiste en un juego, donde el ejemplar busca, encuentra algo y recibe su recompensa.

5) Binomio "sangre y pelo": si bien son denominados perros de sangre por seguir rastros de sangre, el ejemplar invariablemente también asociará el aroma de la presa (incluso, algunos cazadores guardan pesuñas de las presas que cazan para completar una asociación visual del rastro), en tal sentido, resulta apropiado utilizar algún trozo de cuero (pelo) de la especie que se cace habitualmente (generalmente al trozo de cuero se le impregnan gotas de sangre) para que así el perro al rastrearlo fije una buena asociación "sangre y pelo", conjunto o binomio que potenciará la eficiencia del ejemplar en la caza.

criadero de jack russell terrier aguer hunter
criadero de jack russell terrier aguer hunter














Vale mencionar que si bien se puede utilizar sangre de cerdo o vaca para llevar a cabo un entrenamiento, resulta ideal disponer de sangre de la especie o especies de caza mayor que se cacen habitualmente (es útil guardar el hígado, corazón, etc. de las presas que se cacen).

criadero de jack russell terrier aguer hunter
criadero de jack russell terrier aguer hunter














6) Paciencia y tranquilidad: si observamos que el cachorro no sigue bien el camino del rastro artificial de sangre que hemos realizado no significa que el ejemplar no sirva, sino que todo aprendizaje implica un proceso (un entrenamiento lleva tiempo y demanda paciencia), de ser necesario guiemos al ejemplar hacia el rastro para que vuelva a ubicarse.

Resulta fundamental comprender que los aprendizajes no son mágicos, en el 99% de los casos conseguir buenos resultados en el adiestramiento del perro requiere de un adiestrador paciente. En reglas generales, las personas que no tienen experiencia entrenando perros de caza, creen que sus perros por mera condición racial realizarán a la perfección en el primer intento la tarea para lo cual la raza fue creada, pues lamentablemente esto está sujeto a muchas variables y dista de ser así para la inmensa mayoría de los casos.

El hecho de que un perro se convierta en un real gran cazador, además de tener que contar con determinadas condiciones naturales, dependerá en gran parte de su adiestrador, el cual deberá encontrar la técnica de condicionamiento más adecuada (cada perro es un mundo, pues cada individuo es único) para poder explotar todo el potencial cinegético del ejemplar.

criadero de jack russell terrier aguer hunter
criadero de jack russell terrier aguer hunter














7) Progresividad: la dificultad del adiestramiento irá de menor a mayor, esto es válido tanto para la complejidad de los ejercicios como así también para el tiempo de duración de la sesión de entrenamiento.

Se comienza con líneas continuas de sangre (dejar caer gotas sería la forma más natural) de escasos metros (10 m) donde se coloca al ejemplar sobre la misma para luego ir aumentando muy progresivamente: la distancia del rastro (15 m, 25 m, 35, m 50m, 100, etc.), el tiempo en que comenzaremos la búsqueda (30 min, 1 h, 2 h, 6 h, 12 h, etc.) y la dificultad en la trayectoria, es decir, que esta última no constituya una línea recta sino realizar por ejemplo: zigzag, círculos, etc.

7.1) La cantidad de sangre que se coloque para el rastro deberá simular lo mejor posible una situación real de caza, es decir, se hará con una buena cantidad al inicio del rastro (pues es donde el proyectil o flecha impacta en la presa) para que continúe una merma de líquido de mayor a menor en la total extensión del recorrido (incluso, resulta interesante dejar tramos sin sangre) hasta llegar al objetivo: la presa.

7.2) En condiciones estándar de caza (no de competencias de rastro de sangre) un perro que puede seguir un rastro de 100 cc de sangre de 12 horas de antigüedad (generalmente, en la caza rara vez se comienza el rastro luego de este tiempo) por unos 250 metros (si el cazador es serio casi imposible será que una presa recorra una distancia mayor luego del impacto) está en condiciones de afrontar un escenario de caza con buenas posibilidades de éxito.

7.3) Son fundamentales los entrenamientos en el campo (idealmente en los sitios reales de caza) para que el perro se acostumbre a los olores y dificultades que impondrá el terreno (barrancos, arroyos, etc.) y vegetación.

7.4) Es importante controlar el peso del ejemplar, un perro de trabajo deberá estar en buena condición física. Para los perros cazadores que viven en las urbes, los paseos diarios son indispensables para mantener un buen estado físico y bajos niveles de estrés en el perro.

criadero de jack russell terrier aguer hunter
criadero de jack russell terrier aguer hunter














8) Orden "busca": acostumbremos a una palabra y un tono de vos para motivar al perro a rastrear, por ejemplo: coloquemos unas gotas de sangre no muy lejos del perro, indiquemos la orden "busca", en principio, para generar la asociación (busca=rastrear) ayudemos dirigiendo al perro hacia el sitio donde hemos colocamos la sangre y cuando la encuentre, démosle un premio (para generar una asociación positiva).

criadero de jack russell terrier aguer hunter
criadero de jack russell terrier aguer hunter














9) Fomentar la motivación: terminemos siempre todo adiestramiento con un resultado positivo para el ejemplar. Cuando el perro encuentre el rasto, lo siga y finalice exitosamente su tarea, podemos premiar mediante refuerzo positivo primario (alimento) como así también con refuerzo positivo secundario (dar un juguete, dejar que muerda un trozo de cuero, caricias, etc. aquí lo importante es encontrar el premio que mas motive al ejemplar) así el ejemplar asociará que rastrear y especialmente encontrar la sangre es algo sumamente positivo.

10) El anschuss: esta palabra representa el sitio exacto donde estaba la presa cuando el proyectil (disparado de un arma de fuego) o flecha (lanzado de un arco o ballesta) hizo impacto. Este es el punto de partida de la búsqueda donde se evaluará básicamente la dirección de donde se produjo el impacto, la reacción de la presa y la dirección de huida.

criadero de jack russell terrier aguer hunter
criadero de jack russell terrier aguer hunter














Un disparo al codillo de una presa (básica kill zone o zona ideal de impacto), casi siempre resulta inmediatamente letal, aunque depende de muchos factores, por ejemplo en armas de fuego: el calibre (peso, diámetro y velocidad), tipo de proyectil (relacionado con la aerodinamia en vuelo y capacidad de expansión, esto último guarda relación sobre la cavidad permanente que se genere en la herida), distancia de tiro (vinculado con la energía que llega el proyectil al momento del impacto, un punto que también guarda relación con la velocidad y la cavidad temporal que se produzca en la herida), etc., influyen en las características que presente la herida y en consecuencia en el tiempo de muerte del animal.

Por ejemplo jabalís y ciervos con un disparo apropiadamente colocado en una kill zone pueden desde morir al instante a generalmente recorrer entre 10 a nunca más de 200 metros. Si por algún motivo el disparo no fue bien colocado (tema que merecería un completo analisis por parte del cazador) puede que el rastreo se extienda por muchos metros más de la distancia anteriormente indicada.

Será prudente comenzar a rastrear al menos una hora después de realizado el disparo para asegurarnos en mayor medida que la presa este muera cuando nuestro perro la encuentre (así evitamos una situación de peligro para el perro).

11) Remate de la presa: puede ser necesario que debamos rematar la presa (generalmente con revolver) si aún está con vida, lo conveniente en estos casos es tomar al perro con uno de nuestros brazos para mantenerlo fuera del área de disparo de remate.

criadero de jack russell terrier aguer hunter
criadero de jack russell terrier aguer hunter














12) Collar localizador: si por algún motivo preferimos que el ejemplar trabaje libremente en el campo sin correa (algo no recomendable para el rastro de sangre), es necesario colocar un collar localizador, pues dado la baja altura de estas razas, es fácil perder de vista a los ejemplares si la vegetación es tan solo un poco alta.

criadero de jack russell terrier aguer hunter
criadero de jack russell terrier aguer hunter














13) Porcentaje de éxito: no todo lo que brilla es oro… los perros no son máquinas infalibles, muchos son los factores (viento, rastros calientes, escases de sangrado, etc.) que pueden hacer fracasar la búsqueda, hasta los ejemplares más experimentados fallan.

Dirección

Address

San Lorenzo 94

Gral Las Heras, Pcia de Buenos Aires.

Argentina

Teléfonos

Telephone

Teléfono fijo : 0220 4761354

Cel: 0222715629247

WahatsApp : 2227 629247

Redes sociales

Social media

Facebook: Nuestra Página - Recomendar

Pinterest

Google +